Los Alumnos del Centro de Yoga y Pilates Ananda comparten sus historias


Me llamo Yolanda y comencé a practicar Hatha Yoga en el Centro Ananda hace 10 años aproximadamente, práctica que tuve que suspender duramte muchos años, pero que he vuelto a retomar en este curso 2018. 

No podría decir nada malo del Yoga ya que no exige , te permite ir a tu ritmo descubriendo sus beneficios, sintiendo y escuchando el cuerpo , permitiendo el cambio.
Para mí el yoga es presencia y amor


Mi nombre es Gemma, empecé con la práctica de Pilates en el Centro de Yoga y Pilates Ananda hace más de diez años debido a mis dolores de espalda y las malas posturas, yo tenía muy curvada la espalda. 

Cuando empezé estaba literalmente encojida, y aunque acudo de forma intermitente, mi cuerpo ha adoptado cambios posturales importantes. La práctica de Pilates hace q seas consciente de las malas posturas y aprendas a moverte y a colocarte. 

Cuando lo practico salgo de las clases renovada con menos dolor o incluso sin él. También hay que tener en cuenta el grado de relajación que se alcanza. Tomamos consciencia de la respiración, algo que se nos olvida en el día a día. 

Con el centro tengo una especie de "enganche" que hace que siempre vuelva, es como si me faltara algo cuando no acudo a las clases. Animo a las personas que estén en duda a que prueben, comprobarán el relax que se respira en el centro y el trato que recibimos y la mejora en las dolencias. Gracias Rebeca por todo y por tanto!!!!


más...

Mi nombre es Sergio Alonso y después de casi cuatro años practicando Hatha Yoga en el Centro de Yoga y Pilates Ananda, solo tengo palabras de agradecimiento a  esta práctica que aúna beneficios físicos y mentales a partes iguales.

Acudí a mi primera clase de yoga por prescripción facultativa ya que debido a mi trabajo y cargas personales estaba pasando por una época de exceso de estrés que me generaba mucha ansiedad.

Con voluntad y la ayuda de Rebeca empecé a practicar esta técnica que me ha ayudado a mejorar mi elasticidad, tonificar mi cuerpo, controlar mi estado mental en momentos de estrés y reducir las lesiones musculares.

Ahora cuando tengo situaciones complicadas por exceso de trabajo, controlo mi respiración y disminuyo la ansiedad, y cuando tengo dolores musculares practico posturas aprendidas en clase que ayudan a minimizar los dolores.

El yoga se ha convertido en algo imprescindible en mi vida y se lo recomiendo a todo el mundo Es una hora sólo para mí. Es la hora que me he ganado.


más...

Mi nombre es Esme y soy alumna del Centro de Yoga y Pilates Ananda dede hace dos años; siempre había querido hacer algún tipo de deporte , alguna vez he estado apuntada a algún gimnasio pero entre que no tengo mucho tiempo libre y que en las clases hay excesiva gente dejaba de ir. Una amiga siempre me aconsejaba que me apuntase a clases de Pilates o yoga pero pensaba que eran ejercicios muy estáticos y que no me iba a gustar, necesitaba un poco más de adrenalina.

Hace un tiempo sufrí una Neuralgía Amiotrófica y se me dañó el nervios torácico largo, perdí mucha movilidad en el brazo derecho además de fuerza y decidí apuntarme a Pilates.

Desde entonces estoy encantada, he mejorado mucho la movilidad del brazo, solía sufrir de tortícolis y desde entonces no he padecido ninguna, además de lo relajada que salgo. Cuando termina la clase me siento mucho mejor de lo que he llegado e incluso menos cansada.

También creo que es muy importante la profesora que imparte la clase. Rebeca es un encanto, transmite tranquilidad y serenidad, además de lo pendiente que está de los alumnos para que los ejercicios se hagan correctamente, ya que si no te puedes producir alguna lesión.

Yo recomendaría a todo el mundo que  practicase Pilates, te vas a sentir mejor tanto por fuera como por dentro.

más...

Sin duda un lugar especial de sanación. Comencé mi experiencia en Ananda hace dos años con un poco de reticencia en cuanto a realizar ejercicios de relajación en un centro cerrado y no ser al aire libre. Sin duda, tuve que retractarme de mis pensamientos en cuanto comencé. Gracias a Rebeca y al ambiente que se respira en sus clases pude liberarme de esa equivocada idea. Lo importante no es el "donde" si no el "con quien". El cariño y la personalización de cada ejercicio orientado para cada un@ de nosotr@s según cada necesidad y posibilidad, hacen de Ananda un lugar lleno de profesionalidad,paz y amor!!. La receta perfecta para regalarme cada hora como el mejor momento de cada día. Namaste